Blogia
Mónica

Orientar en relación a la enseñanza y el aprendizaje de la lectoescritura


Víctor, es un niño de 8 años que se encuentra en la Educación Primaria. Vive con sus padres y su hermana Lucía de 15 años.

Víctor es un chico sano, aparentemente no tienen ningún problema físico o psicológico, y tienen un coeficiente intelectual normal, pero su maestra ha percibido que Víctor tienen ciertos problemas para la adquisición de la lectura. Sus profesoras anteriores, se habían percatado de la dificultad que Víctor tenía al leer, sin embargo, lo habían achacado a falta de madurez del niño en el aprendizaje. Su maestra actual, se ha dado cuenta que algo pasa, pero ella tiene 25 alumnos en el aula, y no le puede dedicar tanto tiempo como le gustaría.

Víctor es muy tímido y cohibido, además de ser un chico muy desorganizado. Le costó mucho aprender a hablar con claridad e incluso en ocasiones suele sustituir los fonemas de adquisición precoz por fonemas pertenecientes a la misma familia fonética (como por ejemplo k por t). Su expresión verbal es pobre comparado con otros chicos de su edad, lo que le conlleva a tener dificultad en aprender palabras nuevas, en especial las fonéticamente complicadas. En general el rendimiento en las áreas lingüísticas es bajo. Pese a ello, si se le explican las cosas verbalmente es más capaz de aprender que si se le exige que adquiera los conocimientos mediante la lectura o la escritura repetida.

En la lectura, Víctor, lee muy despacio muchas veces lee en voz baja antes de leer en voz alta, tienen una cierta tendencia al deletreo, y no comprende lo que lee por la falta de ritmo, los signos de puntuación no los usa correctamente por lo que a veces corta las frases sin sentido. En ocasiones omite y añade letras principalmente al final de las palabras y de las sílabas, en las cuales además cambia el orden de las letras dentro de ellas (pader por padre). Incluso comete errores de reiteración de sílabas: cocicina por cocina. En cuanto a las palabras omite, reitera y sustituye sílabas por otras que empieza por las mismas o tiene un sonido parecido; a veces las palabras sólo tienen en común la primera letra, lo que dificulta a Víctor la capacidad de "prever" lo que viene a continuación.

A la hora de escribir suele equivocarse en cuanto a la orientación de las letras y de los números, produce inversiones de letra en espejo y suele confundir las letras que se parecen en la grafía o por el sonido. Además de mostrar muchas dificultades para memorizar cualquier tipo de secuencia, como el alfabeto o las tablas de multiplicar, tiene los mismos errores que comete en la lectura, omisiones, sustituciones, reiteraciones de letras… No tienen muy claro la separación entre las letras, partiendo las palabras o uniendo varias palabras en una sola. Cuando sale a la pizarra se pone muy nervioso e igualmente tienen muchas dificultades para copiar en la pizarra y en el cuaderno.

Es un chico muy despistado, siempre está distraído y le cuesta mucho concentrarse. Le gusta mucho las manualidades y los deportes por eso en educación artística y en educación física saca muy buenas notas.

La profesora pide ayuda al psicopedagogo del centro para ver si juntos pueden descubrir que le pasa al muchacho. Tras algunas reuniones con Víctor, aconsejan a la familia le lleven a un especialista. Tras ir al especialista, este le diagnostica dislalia por sustitución, lo que le conlleva que padezca además dislexia. Aunque el médico le ha dicho que la mayor parte de estos problemas se superan deben trabajar mucho desde la familia y desde el colegio.

La maestra está asustada, nunca ha tenido a un alumno con este tipo de problemas. Lo primero que hace el psicopedagogo es hacerle entender que su alumno no es un niño vago o distraído y que no atribuya estas características a su mal rendimiento escolar, presionándole para que trabaje, atienda, y de alguna manera menospreciándolo por su incapacidad para aprender. Debe tener en cuenta que la realidad es todo lo contrario, ya que las características de distraibilidad es consustancial al síndrome disléxico y si bien es una dificultad para el aprendizaje, no es algo que el niño pueda controlar voluntariamente y cuya mejora debe entrar dentro del esquema de tratamiento del problema. Por eso le debe dar confianza para que el niño se sienta seguro y pregunte cuando lo necesite

El psicopedagogo le comenta que Víctor no tienen las habilidades necesarias para descodificar las palabras escritas de una manera correcta ya que por su dislalia, él además tiene problemas para hablar, lo que le dificulta acceder al mensaje contenido en el texto.

Se debe producir en Víctor un sobre aprendizaje, es decir, volver a aprender la lectoescritura, pero adecuando al ritmo de sus posibilidades, trabajando siempre con el principio rector del aprendizaje sin errores, propiciando los éxitos desde el principio y a cada paso del trabajo de aprendizaje. Se trata de hacer agradables y útiles para Víctor el aprendizaje de la lectura, intentando conectar con su motivación. Le recomienda que intente utilizar todas las aproximaciones a la lectura, utilizando en cada momento la adecuada. Por ejemplo partir de las habilidades de descodificación o el significado, para intentar corregir los problemas de descodificación intentando que Víctor aprenda las reglas correspondientes de grafema fonema para que se convierta en un lector independiente; y llegar a la aproximación de experiencia del lenguaje para que parta de su motivación. De esta manera, se propiciará en Víctor el proceso bidireccional que combina la descodificación con el significado ayudando así a prever lo que vienen a continuación, capacidad que tienen los buenos lectores a través del movimiento sacádico. Debe tener en cuenta que llegar a la lectura fluida implica que la descodificación de las palabras se de automáticamente.

Una de las dificultades que tiene Víctor es la discriminación visual entre letras que parecen que tienen la misma forma, por eso es importante realizar muchos ejercicios de este estilo, haciéndole hincapié de cuales son los rasgos que tienen que atender, cuales son los más relevantes. Es recomendable que la profesora conozca cuales son las pistas visuales y asociaciones que Víctor sigue para la distinción de palabras, de esta manera poco a poco irá reduciendo estás asociaciones que aunque hasta ahora le habían ayudado a diferenciar las palabras, solo le puede causar dificultad. Una manera para reconocer cuales son estas asociaciones, es fijarse en los errores que comete.

Por otro lado, debes alentar a Víctor a desarrollar y utilizar un conjunto de estrategias para la descodificación y comprensión del texto ya que así le proporcionará la base para que él haga uso de su habilidad lectora en una variedad de situaciones y para un conjunto diverso de propósitos.

Además de eso el psicopedagogo le recomienda:

1. Es muy importante que el grupo clase comprenda lo que le pasa a Víctor y lo acepten, ya que si no es así pueden surgir comportamientos de rechazo o de discriminación. Háblele al grupo sobre este trastorno, además es muy trascendental que estos no llamen la atención de Víctor cuando pronuncie mal, ni le hagan repetir las palabras mal dichas.

2. Habla con la familia, que acepten la enfermedad, pues el grado con el que Víctor supere la enfermedad va a depender de la aceptación y vinculación con la familia…

3. Trabaja con la autoestima y el autoconcepto de Víctor, le debe hacer saber que él es un niño capaz de aprender a leer y escribir, además inténtele resaltar las cosas positivas de el mismo, por ejemplo el hecho de que las manualidades se le dan muy bien puede ser un buen punto para comenzar.

4. Utilice algunas herramientas extras, como una agenda para que víctor pueda apuntar los exámenes, e írselos preparando con antelación o un ordenador para ayudarle a escribir y su letra se entienda mejor. Dejarle utilizar la grabadora, como material de refuerzo, tanto en clase como en casa y otros materiales como calculadoras, magnetófonos, tablas de datos.... Enséñale a realizar mapas conceptuales visuales.

5. Establezca criterios para su trabajo en términos concretos que él pueda entender. Evalúe sus progresos en comparación con él mismo, con su nivel inicial, no le compare con los demás alumnos de la clase.

6. Asegúrate que Víctor, ha comprendido la tarea a realizar. Puede pregunta de manera indirecta al niño, para cerciorarse de que la comprensión ha sido la correcta pues a menudo no las comprenderá. Divide las lecciones en partes y comprueba, paso a paso, que las comprende además necesitará ayuda para relacionar los conceptos nuevos con la experiencia previa, si es necesario repítele la información varias veces.

7. Debe leer libros que estén adaptados su nivel lector, no a la edad, y mucho mejor si el libro lo puede elegir el alumno para que parta de su motivación. Si el material que se le ofrece, está por encima de sus posibilidades, lo único que conseguirás, es alimentar su fobia y su frustración en relación a la lectura. Evite que lea en voz alta si el no lo desea. Además recomiende a los padres que lean con su hijo, y que le apoyen leyéndole el material de estudio.

8. No corrijas todos los errores en su escritura. Hazle notar aquellos sobre los que se está trabajando en cada momento.

9. Realícele mejor exámenes orales, de esta manera evitará las dificultades de escribir y disminuirá el nerviosismo.

10. Ten en cuenta que le llevará más tiempo hacer las tareas para casa que a los demás alumnos de la clase.. Mándele un trabajo más ligero y más breve, pues su esfuerzo cognitivo es mayor que el de los demás, por lo que se cansa más.

Por último es muy importante que tenga presente los ritmos del alumno, así como estar en contacto con otras instituciones que lleven el caso de Víctor. De esta manera no habrá solapamiento ni contradicciones de tratamientos y todos iréis encaminados hacia el mismo puerto. La mejora de Víctor.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Ana Belén -

Podrías haber relacionado este caso con lo que hemos visto en clase sobre la dislexia (uno de los textos trataba este tema).
Me parece un caso muy bien desarrollado, con orientaciones muy acertadas y coherentes. Pero quería hacerte reflexionar sobre un par de cosas que venían a la cabeza al leerlo. Si su problema es la dislalia doy por hecho que además tendrá que verle un especialista para tratar sus dificultades de habla. Un niño no puede aprender a escribir si su problema está en la diferenciación oral de los fonemas. Allí se mezclarían la dificultad de diferenciar estos fonemas con la de diferenciar los distintos símbolos de las letras. Además, en este caso, las dificultades de concentración o motivación no pueden asociarse sólo a su problema de 'dilexia' o 'dislalia' (o ambas) sino que simplemente puede sentirse desmotivado por no conseguir buenos resultados pese a sus esfuerzos. A veces las comparaciones entre los niños les hacen mucho daño. Y en esto los padres/madres suelen tener mucha responsabilidad. A veces estos niños tienen más posibilidades de las que ellos mismos creen.
Buen trabajo.
Un saludo,
Ana Belén
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres